La Política del Cinismo - El Pacto por México

niñomexicanotristeHistóricamente, una vez que los gobiernos priistas han saqueado al país o quieren imponer el modelo económico neoliberal, la medida es proponer un Pacto.

La herencia de la corrupción, dispendio e impunidad que dejó López Portillo, y del cual De La Madrid fue funcionario, en 1982 cuando inicia su gobierno: tuvo que enfrentar una inflación de casi 100%, el dinero circulante  se incrementó  prácticamente, a lo que hicieron los 8 gobiernos anteriores; un déficit de casi 18 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), desempleo de más del 8 por ciento, la deuda externo creció a niveles que representaba el 90 por ciento del PIB. Se utilizó a Pemex para que el 55 por ciento de sus exportaciones fueran destinadas a pagar la deuda. Entre otros muchos rubros que ejemplifican el mal manejo de la economía del país por los gobiernos priistas, y además reflejo el uso que le dieron a PEMEX, para financiar sus errores.

La polarización social, y los mismos desacuerdos entre los banqueros con el gobierno, que se dio con la Nacionalización de la Banca en el último tramo del gobierno de López Portillo.

La desastrosa política tuvo muchas consecuencias, pero las más representativas fueron, primeramente la pérdida del poder adquisitivo de las clases más populares fueron los más afectados, y principalmente los ahorradores. En segundo lugar la liquidez para las empresas que tenían deudas con el extranjero por las materias primas e insumos que requería para su operación y que llevó a la quiebra a la pequeña industria; y tercero, la incertidumbre que ocasiona una ola inflacionaria.

Esta introducción sirva para entender que en la política del cinismo que ha caracterizado a los gobiernos priistas cuando el agua les llega a los aparejos, se inventan un pacto que solo ha servido para esconder la basura bajo la alfombra.

Recordemos:

En 1987 Miguel De La Madrid inició con los pactos y le  llamó: “Pacto de Solidaridad Económica”; 1988 Salinas “Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico” (PECE); Mayo de 1992 “Acuerdo Nacional para la Elevación de la Productividad y la Calidad”; Octubre de 1992 “Pacto para la Estabilidad, la Competitividad y el Empleo”; Septiembre de 1993 “Pacto para el Bienestar, la Estabilidad y el Crecimiento; Enero de 1994 “Acuerdo de Unidad para superar la Emergencia Económica”; Marzo de 1995 “Programa de Acción para Reforzar el Acuerdo de la Unidad para Superar la Emergencia Económica”; Octubre de 1995 “Alianza para la Recuperación Económica”; Marzo de 1996 “Acuerdo en el Marco de la Alianza para la Recuperación Económica”; Octubre de 1996 “Alianza para el crecimiento”; febrero de 1998 “Acuerdo de Cooperación y Consulta de los Sectores Productivos “; 2012 “Pacto por México”.

La suma de todos estos pactos se refleja en que el 45.5 por ciento por ciento de la población mexicana se encuentra viviendo en la pobreza, según cifras del CONEVAL, y casi el 10 por ciento vive en pobreza extrema.

El Pacto Por México que firmaron los partidos políticos PRI, PAN y PRD con el gobierno de Peña Nieto, y que sirvió para que aprobaran las Reformas Estructurales, que han dejado una situación similar a la de 1982, con inflación galopante, movilización social, ante el cinismo, corrupción e impunidad de las élites políticas y económicas del país.

Este Pacto por México que ya entregó el petróleo a las empresas extranjeras, que ha hecho que aumente la inseguridad, lo cual ha motivado que el turismo extranjero se aleje de nuestros destinos turísticos, y el regreso de nuestros connacionales que seguramente serán deportados por Trump, ha fracasado rotundamente y nos deja un panorama adverso, sobre todo para las clases populares.

En estos momentos en que Enrique Peña Nieto es un  presidente sin credibilidad alguna, rebasado por los acontecimientos políticos, sociales y económicos, que prefirió irse de vacaciones a realmente trabajar para que sus reformas pudieran dar algún beneficio a la sociedad. Peña Nieto no sabe qué hacer; y ante el creciente levantamiento social que se da a lo largo y ancho del país; impulsa un nuevo pacto: “El Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar”, un acuerdo hecho a la ligera, sin objetivos, más bien parece una oración que debe terminar diciendo “Amén”.

Más bien debiera llamarse “Acuerdo de Atolito con el Dedo”, El dicho acuerdo, no propone metas, ni seguimiento, no hay evaluación posible, nomás porque yo lo digo, pensara Peña, ya fortalecimos la economía, protegimos a las familias y hemos salvado a México, “Amén”.